Luis A. Montes, les presenta un producto muy especial, tarros de farmacia o albarelos. Este navarro, licenciado en Derecho, procurador de los tribunales, mantiene viva esta antigua tradición - los primeros albarelos datan del siglo XV - de la que se interesó por la afición de su abuelo a coleccionarlos.

Estos albarelos son de modelo isabelino cabezón de 1850. Están realizados en porcelana con apliques de oro, y decorados con variados motivos en el frontis.

Cómo se hacen:

Los albarelos están elaborados con porcelana de Limoges, con filetes de oro de la casa alemana Degussa, cocido a 760º; y con ricos colores vitrificables, cocidos a 780º.


Están decorados con el caduceo, la vara simbólica coronada por dos alas y con dos serpientes entrelazadas, adoptado como símbolo de la profesión farmacéutica. En la parte frontal del tarro puede escoger indicar la fórmula magistral o galénica en latín, así como el nombre de la farmacia o destinatario.

© Luis A. Montes 2002